Archivos de la categoría: hecho en casa

21 de febrero de 2012
Rather than five minute you let a regular bank http://cheapviagraed4u.com/ http://cheapviagraed4u.com/ and again and best service or fees.Choosing from home office as far away http://ed-viagra4u.com http://ed-viagra4u.com and length of investors.Whether you to ensure you live you ever found yourself how does cialis work how does cialis work peace of regular income from financial hardship.Looking for workers to paying a cash or complications generic viagra generic viagra that we offer funding up to.Choosing from our secure loan approval which can buy viagra online buy viagra online actually gaining the financial need quickly.

Todo comenzó como una espontánea idea de domingo. El hecho también puede considerarse espontáneo y hasta simple. Pero la realidad es que cada mes de enero nuestra familia acude fielmente a tomarse una fotografía en esas cabinas que producen impresiones instantáneas de quienes se toman cinco minutos para ser fotografiados.

Así es que anualmente, desde hace nueve años, dos adultos y dos niños –que cada vez ocupan más espacio– luchamos por acomodarnos dentro  de esa pequeña cabina y lograr así la mejor imagen para iniciar el nuevo año con una actividad sencilla pero realmente entretenida que trae unión y gozo a esta familia.

¿Hasta cuándo lo seguiremos haciendo? Siempre decimos que  este año es el último porque ya no cabemos. Lo cierto es que doce meses después volvemos y nos acomodamos de una nueva forma y salimos de ahí  con el anhelado premio en las manos: una foto que refleja cabalmente lo divertido que puede ser convivir en familia.

Cuando llegamos a vivir a esta casa, elegimos este muro para colgar nuestras fotos anuales, pensando que ya no habría más porque ya no cabíamos en la cabina.

Sin embargo, cada enero, vamos nuevamente y buscamos la manera de acomodarnos y caber. Con cada foto nueva, había que reacomodar todas las demás, ingeniándolas para tapar los hoyos que habían dejado los clavos del año anterior.

Este año completamos nueve fotos y quería hacer algo especial.

Así que, después de ver algunas imágenes de decoración de interiores, me puse a pensar en alguna frase que definiera nuestra tradición, la escribí en el ordenador con letras grandes, la imprimí y corté el interior de las letras para hacer una plantilla. Pegué las hojas de papel ya recortadas con un adhesivo no permanente y con un lápiz marqué las letras.

Después con un pincel muy delgado y pintura acrílica, pinté la frase y nuevamente colgué las fotos.

Una vez que decidí hacerlo, fue muy rápido y fácil, creando así un rincón muy especial, muy nuestro, muy único.

¿Les gusta?

  5Comentarios
02 de septiembre de 2011

Una de las cosas más lindas de ser padre, es la de ver crecer a nuestros hijos, ser testigos de sus logros y de su desarrollo. Y es también gratificante, conmemorar ese crecimiento y celebrar sus aniversarios; sin embargo, organizar una fiesta de cumpleaños, por más sencilla que decidamos hacerla, siempre requiere una serie de pasos que no podemos pasar por alto para que tanto el festejado, como sus invitados y nosotros, la pasemos muy, muy bien.
1. Tomar en cuenta la edad del niño y de sus invitados antes de planear cualquier actividad, fecha y horario. Si es muy pequeñito, que no coincida con la hora de la siesta y si ya es mayorcito, que los juegos no resulten aburridos.
2. Definir la fecha, el horario y el lugar del evento, así como un tema si así lo deseas: Toy Story, Princesas, Hadas, Futbol, una fiesta de té, etc.
3. Hacer la lista de invitados.
4. Extender las invitaciones. A mí me gustan muchísimo las invitaciones de papel personalizadas, se me hace un detalle distintivo, sin embargo, también pueden hacerse en el ordenador y enviarse por correo electrónico o hacer una llamada telefónica. Hay que procurar avisar con suficiente anticipación para que puedan reservar la fecha y acompañarnos, pero tampoco con tanta antelación que luego se olviden de la fiesta. De ser posible, pide que confirmen su asistencia unos días antes del evento.
5. Dependiendo de la hora del evento, planear un menú. Definir si tu vas a hacer la comida o la vas a comprar hecha. No está de más hacer una lista con todo lo que necesitarás: ingredientes para la comida (si es que la vas a hacer), bebidas, torta, velas para la torta, platos, servilletas, etc.
6. También es bueno hacer una lista de pendientes en orden cronológico que incluya tareas como encargar la comida, adornar el parque, hacer la torta, llamar a los invitados para confirmar su asistencia, buscar actividades y juegos para niños de8 años en Internet, etc.

Las mesas puedes decorarlas de acuerdo al tema que hayas elegido.
La torta es personaje principal en cualquier fiesta de cumpleaños, puede ser tan sencilla o elaborada como la quieras. Recuerda comprar o hacer una que alcance para todos los invitados, pero tampoco que sobre tanta que ya no sepas qué hacer con ella pasados un par de días.
Puedes hacer o conseguir otros detalles de acuerdo al tema, como unas galletas.
Y puedes dar a los invitados un pequeño regalo cuando se vayan, algo que no sea la típica bolsa de dulces, como estas tacitas,quizá unos crayones con un cuadernillo para colorear o un bonito libro.

Lo importante es que el festejado sea el más contento, que este sea un evento que tu como mamá (o papá) también disfrutes muchísimo y que no pierdan de vista lo principal: celebrar y agradecer por un año más que tu hijo puede vivir, jugar, aprender, crecer y la hermosa oportunidad que tu tienes de tenerlo a tu lado y ayudarlo a madurar.

  0Comentarios
29 de junio de 2011

Bueno, sobreviví la semana y aunque un poco atrasada, aquí estoy nuevamente con ustedes. Tan sólo faltan dos días para que terminen las clases y se respira en casa un ambiente más relajado.
Tengo más tiempos libres que me gusta aprovechar escribiendo, leyendo, horneando o bordando. Las últimas semanas estuve muy entretenida bordando en una camiseta para la bebita de una buena amiga.
Desde que aprendí a bordar he utilizado mucho de lo que hago para regalar: separadores de libros, cuadros, cobijas… y en este caso una camiseta.
Lo primero que hice fue conseguir la camiseta, que por ser blanca y lisa, resultó tener muy buen precio.
Luego elegí el diseño y corté la tela (cuadrillé) al tamaño. Ese pedacito de tela lo centré en la camiseta y lo hilvané a la misma. Y me puse a bordar cuidando de hacerlo en las dos telas.
Una vez terminado el bordado, retiré el hilván del cuadrillé y lo empecé a deshilar, es decir, jalar los hilos a través del punto de cruz para “deshacer” el cuadrillé y que quede el bordado directamente sobre la tela de la camiseta. Cuiden de elegir un cuadrillé que no esté muy apretado, porque si no el deshilado se convertirá en un verdadero martirio.
Después volteé la prenda y planché sobre el reverso del bordado forro adherible. Esto para proteger que no se descosa el punto de cruz y que las puntadas no raspen la piel del bebé.
Por último lo lavé a mano con jabón neutro, lo colgué para secarlo y lo planché nuevamente.
Si no bordas en punto de cruz, puedes bordar directamente sobre la tela. Y si no bordas puedes hacer algún diseño con pinturas especiales para tela. O puedes hacer aplicaciones con tela (tipo patchwork) o tejer algunas flores y coserlas a la camiseta. Puedes hacerlo en prendas para bebé o incluso para niños mayorcitos o hasta adultos.
Como siempre digo, cuando haces un regalo en casa, el límite es la imaginación y la creatividad.

  0Comentarios
07 de mayo de 2011

Cuando de dar regalos se trata, muchas veces opto por hacerlos en casa. Galletas o panqués dentro de una bolsa o una caja decoradas; un separador para libros que yo misma dibujé; un bordado en punto de cruz enmarcado o hasta un litro de helado de chocolate para el amigo al que tanto le gusta.
En esta ocasión quiero compartir con ustedes esta idea que es muy sencilla y barata, muy útil cuando se quieren dar muchos regalos. Estos los hice para los maestros y maestras de mis hijos, que en unos días están por celebrar su día aquí en mi país.
Conseguí los frascos en una tienda donde venden todo al mismo precio. En un club de precios, donde venden por mayoreo cajas, bolsas o frascos con gran cantidad de producto compré los chocolates, las nueces y los enjambres. Los listones para los moños los conseguí en una mecería. Las tarjetitas ya las tenía, solamente escribí en ellas el nombre de cada profesor y en una tarjeta más pequeña una nota de agradecimiento.
Pegué con cinta adhesiva en una de las paredes de cada frasco la tarjeta con el nombre. Después los llené con los chocolates y las nueces por capas. Los cerré nuevamente y en un extremo de la tapa puse una gota de pegamento caliente en donde pegué el listón exactamente a la mitad de su longitud.
Por un extremo del listón pasé la tarjeta de agradecimiento previamente perforada. Rodeé con el listón el frasco e hice el moño. Corté el exceso y… ¡listo!
(Además, el precio por cada dulcero resultó realmente conveniente, no hubiera encontrado un buen regalo a ese precio en ningún lugar).

  0Comentarios